En el lapso de un año, el Gobierno espera recaudar unos 1.000 millones de dólares con las nuevas medidas tributarias propuestas por el Ejecutivo, para reconstruir las zonas afectadas por el terremoto del domingo pasado. Así lo estimó el analista económico Alberto Acosta Burneo.

Esta cifra fue ratificada por el ministro Coordinador de Política Económica, Patricio Rivera; y el director del Servicio de Rentas Internas (SRI), Leonardo Orlando. Ambos estimaron una recaudación de entre 650 y 1.000 millones de dólares, en un año, con la imposición de un 2% adicional en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el 3% sobre las utilidades societarias, el 0,9% para patrimonios superiores a 1 millón de dólares, el aporte de un día del sueldo a las personas que ganen más de 1.000 dólares y la venta de activos del Estado.

Según estimaciones del Régimen, solo por la recaudación del 14% IVA se podrían recaudar unos 720 millones de dólares. Aunque este impuesto sería cobrado en las zonas afectadas. Además, según el Ministerio Coordinador de la Producción, no afecta ni a las medicinas ni al 90% de los alimentos.

El malestar ante esta medida no se hizo esperar luego del anuncio de las mismas. El alcalde de Guayaquil Jaime Nebot, por ejemplo, aseguró que estaría de acuerdo si no hubiera una crisis previa.

“Si se sube el IVA, aunque sea al 16%, pero se vende menos y cobra menos, también se va a recaudar menos”, escribió Nebot en su cuenta de Twitter. “Las medidas que pretende tomar el Gobierno pueden terminar generando menos recaudación y más paralización”.

El analista Acosta Burneo coincide con esta opinión y advierte una posible contracción de la economía. “Con más impuestos se reduce la actividad económica y la disponibilidad de recursos en el bolsillo de los ecuatorianos”, dijo.

Pablo Arosemena, de la Federación Nacional de Cámaras de Comercio, también ve con preocupación estas medidas. “El gran clamor de los comerciantes es dar un alivio a la cadena de valores”.

Fuente: Diario La Hora.