Los jugadores de Independiente del Valle celebran un gol ante Pumas en el estadio Olímpico Atahualpa, el pasado 17 de mayo del 2016.Independiente del Valle se medirá el 7 de julio a Boca Júniors en la semifinal de ida de la Copa Libertadores. Falta más de un mes para el compromiso, pero el equipo decidió aplicar la modalidad de preventa para los boletos. La medida ha sido exitosa.

Las entradas se expenden en los puntos de Ecuticket en la ciudad y hasta ayer se habían vendido 10 000 boletos. Los precios para el partido son: general sur y norte, USD 5; preferencia, 10; tribuna, 15 y palco, 30.

Como es de conocimiento público, Independiente donará el 100 por ciento de la taquilla para los damnificados por el terremoto que asoló las costas de Manabí, el pasado 16 de abril. Esta sería la tercera taquilla que el cuadro del Valle dona para los perjudicados con el desastre natural: hizo lo mismo en los partidos ante Pumas -partido válido por los cuartos de final jugado en Quito el 17 de mayo- y el duelo por octavos de final ante River Plate – jugado el 28 de abril-.

En ambos partidos, la respuesta de la gente fue masiva y hubo estadio lleno.

Luego del partido con River, los dirigentes del cuadro sangolquileño informaron que dicho compromiso generó USD 181 503, 82. Dicho monto fue asignado a una cuenta de ahorros del equipo. Algo similar debía suceder con el dinero del segundo compromiso.

Michel Deller, dirigente del cuadro sangolquileño, dijo ayer en radio La Red que durante esta semana, el equipo informará cuál será el destino de dichos fondos. La dirigencia quiere armar un proyecto de ayuda para los damnificados en la que ellos participen directamente, sin intermediarios.

Independiente cumple una campaña histórica en la Copa Libertadores. El elenco sangolquileño se convirtió en el quinto cuadro ecuatoriano en alcanzar una instancia semifinal (antes lo hicieron Barcelona, Liga, Emelec y El Nacional). Es además junto con Liga de Quito, los únicos equipos tricolores que han accedido a ‘semis’ con el actual formato de la Libertadores, vigentes desde el año 2000.

Por la importancia histórica de su participación, el equipo no quiere desarmarse. Por ello, Deller declaró que “ningún jugador del equipo será negociado hasta el final de la participación del equipo en la Copa”.

Jugadores como Arturo Mina, comandante de la defensa, han generado el interés de clubes como el Flamengo de Brasil. Según el reporte de medios brasileños, el cuadro de Río de Janeiro estaría dispuesto a desembolsar USD 2 millones por el pase del esmeraldeño.

Los dirigentes esperan que el partido con Boca sea “una verdadera fiesta de los ecuatorianos” con estadio lleno.

Fuente: EL COMERCIO 

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 11246