En plena crisis sanitaria por el coronavirus, 33 familias quedaron damnificadas ayer, luego de que cuatro casas se quemaran por completo y otras siete resultaran afectadas en la parroquia San Pablo, Portoviejo. El hecho no dejó heridos.

El Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias realizó la evaluación inicial de necesidades para la atención inmediata a las familias.

El ECU-911 indicó que recibió en la madrugada una alerta sobre un incendio estructural en la ciudad de Portoviejo. Se coordinó la atención de las entidades articuladas al servicio y hasta el sitio acudieron 10 autobombas, tres tanqueros y la unidad de Rescate del Cuerpo de Bomberos.

Además, tres patrulleros de la Policía Nacional y tres ambulancias del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IEES) y del Ministerio de Salud Pública.

El personal de Salud brindó la asistencia médica en el lugar a dos ciudadanos con crisis nerviosas e hipertensión y a un miembro del Cuerpo de Bomberos por inhalación de humo.

Desde varias cámaras de videovigilancia, se visualizó la emergencia, lo que permitió a las autoridades mantener el apoyo visual hasta que el suceso estuvo controlado y el fuego extinguido, señaló el Servicio Integrado de Seguridad.

Hasta el cierre de esta edición se desconocían las causas del incendio múltiple.

Fuente: lahora.com.ec