Un ambiente no habitual se vive desde el pasado fin de semana en las instalaciones de los Centros Binacionales de Atención Fronteriza (Cebaf) de Ecuador y Perú, donde el flujo migratorio ha bajado notablemente en ambos lados y se atribuye al fuerte temporal que afecta al vecino país.

Los pasillos de las oficinas de los controles migratorios en el lado ecuatoriano están vacíos por largos periodos. “Hay pocas personas que ingresan al país, afecta la emergencia al norte de Perú”, dijo un funcionario que aprovechaba el tiempo para arreglar el counter.

Hasta el año pasado, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas publicó en su portal que por el Cebaf pasan 27 mil personas y 1.500 vehículos mensuales, cifra que aumenta en tiempo de feriados. Pero se estima que esa cifra se ha reducido en estas condiciones.

Desde enero las avalanchas han bloqueado carreteras, derrumbado puentes y afectado la principal vía férrea de Perú. Hasta ayer, el temporal había dejado al menos 79 muertos, más de 100 mil damnificados y más de 600 mil afectados, según el último reporte difundido por las autoridades.

“Esta emergencia afecta al comercio de Huaquillas porque no hay ventas”, señaló Freddy Balcázar, presidente de la Cámara de Comercio de Huaquillas.

No están ingresando productos a Tumbes, dicen comerciantes, que temen que en los próximos días se sienta la escasez de productos como cebolla, arroz, papas y comestibles.

“En Sullana tengo un cuñado (ecuatoriano) que fue a visitar a un familiar, no puede regresar hace diez días. Algunos compañeros comerciantes que iban por negocios también están atrapados”, agregó Gavilánez.

Es que las vías de todo el norte peruano tienen afectaciones. “Hay una interrupción grande en las carreteras peruanas y por el momento no se pueden vender los productos porque no hay medio de transporte”, comentó Grimaldo Luna, habitante de Zarumilla. Él es un agricultor en zonas donde se cultiva limón y sus productos están perdiéndose, aseguró.

Este peruano como otros ingresan a Ecuador en busca de trabajo para poder alimentar a los suyos. “Las familias de Chiclayo, Trujillo y Chimbote han perdido sus negocios y viviendas, unos regresan a su lugar de origen o buscan dónde vivir” añadió Luna.

Traslados

Agricultura
Los peruanos que están entrando a Ecuador intentan conseguir trabajos ligados a la agricultura en cantones orenses. Una parte vive en una zona del norte peruano que está afectada por el fuerte invierno.

Turistas
Desde ayer se observó el retorno de pequeños grupos de turistas ecuatorianos que habían ingresado a ese país para visitar las playas del norte y otros que habían avanzado a realizar compras a Piura.