Dicen que lo barato sale caro. Un adagio popular que lamentablemente se podría aplicar a lo sucedido con Diana Elizabeth Del Rosario Tumbaco. Una madre de 33 años y una de las tres víctimas mortales de la balacera que se desató la tarde del jueves, en el sector de la bahía de Guayaquil.

Un hecho que dejó a otras siete personas heridas y a seis guardias presos, por el delito de homicidio culposo.

Ese día, alrededor de las 16:20, Diana acudió a la conocida ‘Huayna Capac’ junto con su madre, para comprar una receta. Buscaba medicinas a menor costo, para el tratamiento de quimioterapia que estaba por iniciar su padre, quien padece de cáncer.

En esa tarea, un grupo de delincuentes y guardias de una empresa de transporte de valores se enfrentaron a bala, dejando a decenas de comerciantes y compradores aterrados, sin saber hacia dónde correr.

Diana intentó ponerse a buen recaudo con su progenitora, pero dos balazos (uno en el pecho y otro en una de sus piernas) la hicieron caer mortalmente en uno de los pasillos de la Huayna Capac, por las calles Manabí y Chimborazo.

Cleris Tumbaco Ponce también caía herida a pocos pasos de su hija, producto de un balazo en el muslo derecho.

“Ella solo estaba comprando medicina más barata para mi papá”, comentaba ayer Jordan Del Rosario mientras esperaba con otros familiares el resultado de la audiencia de formulación de cargos, que el fiscal de la Unidad de Flagrancia, Geovanny Zambrano, solicitó en contra de seis guardias de la compañía Tevcol.

“Lo que pedimos es justicia”, insistía el hombre, por lo sucedido a su hermana y madre. Cerca de él, familiares de los custodios preferían guardar silencio ante lo que algunos comentaban fue producto de ‘balas perdidas’.

Cerca de las dos de la tarde, el juez de turno ordenó la prisión preventiva contra los seis guardias, por el delito de homicidio culposo. La medida durará treinta días, mientras avanza la instrucción fiscal y con ello las investigaciones, para determinar de qué armas de fuego salieron las balas que terminaron con la vida de Diana, además de Jorge Bohórquez Araujo. Un comerciante de ropa de 73 años, conocido en el sector como Panameño y quien recibió un impacto de bala en la pierna derecha. Las autoridades indicaron que su muerte se produjo por un paro cardiaco.

A ellos se sumó Miguel Ángel Obregón Borbor, un supuesto vendedor de bebidas energizantes que cayó abatido en el sitio y quien habría sido el ‘campanero’ de la banda. Según testigos, fue él quien desató la balacera al pegarle un tiro a uno de los guardias que transportaba los valores de un negocio del sector.

Una situación que la Policía busca esclarecer, atando cabos.

“Ayer (jueves) se levantó bastante información de cámaras, para poder determinar cómo estaba operando la banda y de qué manera actuaba en el sector”, dijo el teniente coronel de Policía, Jorge Hadathy, jefe de operaciones del distrito 9 de Octubre. Uno de los distritos donde predomina el robo a personas.

Un historial que remató con muerte

Tras el levantamiento de información, la Policía logró determinar que Miguel Ángel Obregón Borbor, uno de los tres fallecidos en la balacera, tenía 17 procesos judiciales y 7 detenciones anteriores por delitos como tenencia de armas y robo agravado. El último, por receptación. Según la página web de la Función Judicial, salió en libertad el 29 de junio de 2016, tras cumplir tres meses de cárcel por el robo de una moto. Y luego de cumplir otras dos sentencias. En ese entonces, la jueza que llevó el caso, no le abrevió la pena por considerar su actuar “un peligro potencial”.