El ministro exige que se libere a dos oficiales retenidos en Morona.

Los intentos de rescate han sido infructuosos hasta ahora. Los subtenientes Wladimir Rodríguez y Paúl Pazmiño están retenidos, desde el sábado, en una comunidad shuar, en Morona Santiago.

El Gobierno exige su “inmediata liberación” y anuncia que no negociará.

Para Ricardo Patiño, ministro de Defensa, los militares no están retenidos sino secuestrados. Ayer en Quito incluso recordó las penas con las que serían castigados los autores del delito: entre 10 y 13 años por secuestro extorsivo, y entre cinco y siete años por robo de bienes públicos como armas, cascos, granadas de humo o chalecos.

“Nuestros soldados serán rescatados”, advirtió. Aunque, a línea seguida, dijo que los secuestradores tienen oportunidad para devolverlos pacíficamente. Según él, cada minuto que están secuestrados “es una flagrante y gravísima violación a sus derechos humanos”.

Patiño reiteró la tesis oficial que asegura que un grupo “armado, ilegal, minúsculo” opera en Morona y que pretende hacer canje con una persona detenida por los incidentes de diciembre en el campamento minero de la empresa china ECSA. No descartó que los ‘cabecillas’ del grupo actúen con fines políticos.

El ministro de Seguridad, César Navas, recordó que las muestras de actos violentos se dieron desde agosto de 2015. Él también culpó del incidente a un grupo minúsculo, violento, armado, que no representa a los shuar.

César Merizalde, jefe del Comando Conjunto, adelantó que el control militar de la zona se mantendrá.

Fuente: El Expreso