Despidiendo a su hija la semana pasada en el aeropuerto de Guayaquil, Marco Huilcatanda se enteró de que JetBlue entrará a operar con un nuevo servicio directo a Nueva York.

Con otros amigos comentaba que eso es bueno para el pasajero, porque hace que los precios puedan moverse con la competencia. Él había conseguido para su hija un pasaje en más de $ 800 en Latam, la única aerolínea que por ahora da el servicio directo.

“Si hay otra empresa, ojalá el precio se estandarice, mejore, porque hay temporadas en que el pasaje baja (en la ruta directa), pero en otras supera los $ 1.500”, citó Huilcatanda.

Cerca de él, Ángel Quiroz, un inmigrante que vive en España hace 19 años, guardaba expectativas similares con el ingreso de Plus Ultra, aerolínea española que operará a partir de julio en Guayaquil, con lo que será la tercera opción a Madrid.

Dijo que los costos de los pasajes a veces le impiden venir.

El anuncio de la apertura de nuevas rutas y la llegada de otras aerolíneas a Guayaquil ha despertado expectativas entre los usuarios. Y ocurre en momentos en que el aeropuerto experimenta un crecimiento y ha generado el interés de más compañías aéreas.

Solo en los últimos cinco meses, la terminal aérea concesionada a Tagsa ha recibido dos nuevas aerolíneas: Laser, con servicio directo a Caracas, y JetBlue, que aumentó las opciones a Fort Lauderdale.

A eso se suma que Aeroméxico abrió la semana pasada operaciones a Ciudad de México y Plus Ultra vendrá a Guayaquil en dos meses.

La colombiana Viva Air obtuvo ya el permiso para operar la ruta Bogotá-Guayaquil.

Interjet anunció que volará a Guayaquil desde Cancún y Ciudad de México.

JetBlue volará a Nueva York en diciembre.

Promoción de Guayaquil y el Austro

Ángel Córdova, gerente de Tagsa, consideró que el ingreso de estas nuevas aerolíneas es producto de una promoción que han realizado en varios foros durante los últimos años.

Indicó que a las aerolíneas no solo se les ha expuesto las potencialidades que tiene Guayaquil, sino el Austro ecuatoriano, que puede nutrir de pasajeros a algunos destinos.

“Un vuelo de México, por ejemplo, puede conectar a Guayaquil con la costa oeste de Estados Unidos, donde hay una cantidad importante de ecuatorianos”, mencionó Córdova.

Con trece rutas directas al extranjero y vuelos domésticos, la terminal registra una tendencia al alza en el movimiento de pasajeros. Esta ya se sintió en el 2018 y se mantuvo durante el primer trimestre del 2019.

Según datos del aeropuerto, en este periodo se movilizaron 967.203 pasajeros en rutas nacionales y extranjeras, es decir, 81.340 más que en el mismo lapso del 2018. Esto representa un crecimiento del 9,18%.

Juan Carlos Villagómez, piloto y fundador del portal Aviación Guayaquil, cree que la difusión de los beneficios que el aeropuerto tiene en las tarifas, costos de aterrizaje y uso de manga ha incidido en el interés de nuevas compañías.

El ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, refirió que el decreto que fija una política de cielos abiertos, vigente desde el 2017, también ha motivado la llegada de nuevas líneas a Quito y Guayaquil. (I)

Incentivos ruta nueva

Cuando una aerolínea llega a Guayaquil y abre una nueva ruta recibe como incentivo, durante el primer año de operaciones, un descuento del 100% en el pago por concepto de aterrizaje y estacionamiento. Luego, en el segundo año, ese incentivo baja al 75%; el tercero, al 50%; el cuarto, al 25%, y el quinto, al 15%. Esos incentivos fueron avalados por el Concejo cantonal y el concesionario Tagsa los aplica.

Estímulo ruta existente

El estímulo contemplado para una nueva aerolínea que entra a Guayaquil a operar en una ruta ya existente varía. En este caso, la aerolínea empieza a gozar de un descuento del 75% en el pago de aterrizaje, en el primer año. Y se va reduciendo en los posteriores. De este beneficio goza la compañía estadounidense JetBlue, que entró a operar este año a Fort Lauderdale, donde ya vuelan Tame y Spirit.

Fuente:eluniverso.com