En África el número de contagiados por el coronavirus (COVID-19) registra un aumento de 43 % en solo una semana, lo más alto desde el brote de la pandemia.

La capacidad de realizar pruebas de la COVID-19 en África es “muy, muy limitada” y está al límite de sus capacidades, advirtió el jueves el director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades en África, John Nkengasong en su conferencia semanal.

Con estas palabras, Nkengasong se refirió al aumento excepcional en número de los infectados por la pandemia global en el continente, haciendo énfasis en que la expansión de la COVID-19 implica que la cifra real de los casos positivos en África es probablemente mucho mayor.

En otros partes de sus declaraciones, el funcionario hizo hincapié en la necesidad de aplicar pruebas de diagnóstico y rastrear los casos, señalando que África, todavía está a tiempo de evitar semejante calamidad.

Todo depende de cuál es el tema de discusión, es decir, ¿estamos aplicando las pruebas? ¿estamos encontrando casos nuevos? ¿estamos aislando y haciéndole seguimiento a los contactos? No es una predicción de cumplimiento obligatorio”, enfatizó.

 

En esta misma línea, Nkengasong, señaló que desde el comienzo del brote en el continente, se han realizado menos de 500 000 pruebas para diagnosticar el coronavirus en una población de más de 1000 millones de habitantes, es decir, 325 pruebas por cada millón de habitantes.

De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de África, se registraron 16 000 casos positivos en solo siete días en el continente, que según la advertencia del jefe de operaciones de emergencia para la OMS en África, Michel Yao, los infectados por esta enfermedad mortal en África podrían dispararse, pasando de los actuales miles de contagios a unos 10 millones en un plazo de tres a seis meses.

Según las últimas cifras obtenidas por el portal de Worldmeters, hasta la fecha, el temible virus ha infectado a 28 480 personas en África de las que 1302 de ellas han muerto.

Fuente: hispantv.com