Salen con tanques plásticos, baldes, bidones y pancartas al pie de la vía Portoviejo-Manta: “Queremos agua” se lee en los letreros. Los habitantes de la capital manabita afectados por el terremoto del pasado sábado salen a las calles desesperados, luego de que las reservas de ese líquido se acabaron en casa y por necesidad de supervivencia e incluso de aseo personal.

El clamor es igual en Manta, Bahía de Caráquez, Canoa, Jama y Pedernales, donde se vio afectado el suministro por la tragedia. En unas ciudades el servicio es intermitente o de a poco comienza a restituirse, pero en otras –Bahía y Pedernales– no hay agua por tubería y la única forma de calmar la sed es comprarla en algún comercio que logre tenerla o esperar a que llegue una donación.En Pedernales, la Secretaría Nacional del Agua (Senagua) tiene un punto de procesamiento en las afueras de la ciudad, pero no es suficiente ante la necesidad. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército se movilizó a esta zona y a San Vicente, Canoa y Portoviejo con equipos purificadores, para abastecer a la población afectada.

Los técnicos del Ejército extraen el agua de fuentes naturales y la tratan con el equipo para luego distribuirla en tanqueros de las Fuerzas Armadas, en coordinación con el Comité de Emergencia (COE) de la provincia de Manabí.

En zonas costeras, como lo son las afectadas, refiere Fabricio Villavicencio, exdirector técnico de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Portoviejo, el consumo promedio por persona es de 250 litros diarios. Esto es para beberla, lavarse las manos, los dientes, bañarse, cocinar…

Es tal la necesidad actual que las autoridades han pedido a la gente donar agua y comida en lugar de ropa y el Gobierno dispuso el lunes a las empresas envasadoras que entreguen su producción a través de las gobernaciones. Y que, de ser necesario, dispondrá la requisición de agua embotellada.

El ministro de Defensa, Ricardo Patiño, pidió ayer donar agua en recipientes de un galón para hacer más fácil la entrega y aseguró que las empresas de agua potable están abasteciendo en un 70% en Portoviejo y en un 60% en Manta. A otras zonas se envía por tanquero.

En Manta, para el reparto de botellas de agua para beber a los damnificados, ayer un militar escribía con un marcador números de identificación en los brazos de los afectados que formaban la fila para recibir la ayuda alimentaria.  Interagua mandó el lunes diez tanqueros y ayer catorce (de 8 m³ en promedio) para abastecer a Manabí. Estos van directo a Portoviejo y son puestos a las órdenes de Senagua para la distribución en la provincia, dice Ilfn florsheim, gerenta de Comunicación.

Los tanqueros regresan a Guayaquil para volver a cargar. En Manta se dejaron cinco para ayudar a distribuir los 40.000 galones que llevó el buque tanque Quisquís, de la Armada.  El Municipio de Quito envió a través de su empresa de agua 150 botellones de 20 litros cada uno, 5 mil vasos y 2 tanqueros de 12 m³ para Pedernales.

La empresa privada suma más dotaciones: Cervecería Nacional mandará por dos semanas 250.000 botellas diarias de agua Manantial y Tesalia Springs 2’160.000 litros de agua semanales y 8’640.000 durante los próximos 30 días.

DP World Investments, la concesionaria del puerto de Posorja, donó 84.504 botellas de 60 ml de agua y Lácteos San Antonio envasó en su planta 38.000 unidades de medio litro de agua a la empresa de Agua Potable y Alcantarillado de Cuenca, para que sean enviados a las zonas afectadas.

En el coliseo Abel Jiménez Parra, el gobernador del Guayas, Julio César Quiñónez, hizo un llamado para que las donaciones se centren en el líquido vital y señaló que se han llenado 18 camiones con agua destinados a Manabí.

Fuente: Diario El Universo.