En reacción a recientes declaraciones de Trump, el primer ministro de Irak, Haidar al-Abadi, dejó claro que el petróleo del país pertenece únicamente a los iraquíes.

El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, opinó el sábado que la “retención” del crudo iraquí durante la invasión del país en 2003, podría haber impedido el surgimiento y desarrollo del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe). A su juicio, la apropiación del crudo iraquí podría haber quitado la fuente financiera de esa banda ultraviolenta.

En tal contexto, Al-Abadi indicó el martes que “no está claro para nosotros a qué se refería (Trump). Pero el petróleo iraquí pertenece únicamente a la nación iraquí. Todo lo contrario no es aceptable”.

El premier iraquí prosiguió diciendo que nunca se imaginó que existiera en el mundo un Ejecutivo que reclame la posesión de algo que no le pertenece. “Coged el petróleo” no es una mera frase, sino es una “política” que ha sido discutida en Washington durante décadas, según un informe publicado el pasado mes de octubre en Foreign Policy.