Atado a una cruz, el alcade de Balzar, Cirilo González, protestó este miércoles en los exteriores de la Contraloría General del Estado, en Guayaquil, ubicada en la avenida Francisco de Orellana y Plaza Dañín.

El primer personero municipal de Balzar llegó esta mañana con los empleados municipales a los exteriores de la Contraloría.

La Contraloría General del Estado resolvió en mayo pasado la destitución del alcalde Cirilo González Tomalá, tras un examen especial a «los ingresos de gestión y gastos relacionados con la adquisición de bienes, servicios, consultorías y remuneraciones y análisis de denuncias» del Municipio de Balzar.

Además, el organismo le impuso una multa de $ 5.100 por gestión de procesos que la Contraloría General del Estado le envió hace un mes.

González, quien calificó la resolución como una «persecución política» y «una ilegalidad», había indicado en junio pasado que la Contraloría no es el órgano encargado de destituir a una dignidad escogida por mandato popular y presentó una impugnación ante el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) para iniciar el proceso interno.

Fuente: EL UNIVERSO