El alcalde de Tel Aviv, Ron Juldai, vinculó ayer directamente el atentado palestino que dejó cuatro israelíes muertos en su ciudad con la ocupación militar israelí de Palestina y dijo que Israel es el único país del mundo que subyuga a un pueblo ocupado y lo priva de sus derechos.
En declaraciones a la radio militar israelí y en un mensaje dirigido al gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu, el alcalde, miembro del Partido Laborista, se lamentó de que los líderes israelíes no tengan el suficiente «coraje» para poner fin a casi medio siglo de ocupación de Cisjordania y la Franja de Gaza.
El ataque del miércoles renovó el debate en Israel sobre los orígenes de la violencia, que los palestinos achacan a la frustración de la juventud tras 49 años de ocupación pero que muchos israelíes, quizá una mayoría, consideran fruto del animosidad de los palestinos y la incitación al odio de sus líderes políticos.
Israel es «quizás el único país del mundo en el cual otro pueblo vive bajo ocupación, sin derechos civiles», dijo sin embargo Juldai, quien agregó que el liderazgo de su país cree que la propia situación «hará que la condiciones sean favorables para un acuerdo».

Fuente: JORNADA