En un editorial del periódico alemán Die Welt, la ministra alemana de Economía y Energía, Brigitte Zypries, ha asegurado que Berlín está dispuesto a «pagar con la misma moneda» a Washington si las sanciones impuestas a Rusia acaban afectando a las compañías germanas con intereses energéticos.
Tras la decisión del Congreso de EEUU de imponer más sanciones a Rusia, Alemania tiene ahora más razones que nunca para pensar que Washington está intentando proteger sus intereses económicos en materia de energía a costa de Europa, afirma el periódico.

«No es extraño que las reacciones de Alemania [a las sanciones de EEUU] estén siendo duras (…) Existe la amenaza de una guerra comercial que dañe a las compañías alemanas (…) De ser necesario, responderemos a los estadounidenses con la misma moneda», ha avisado la ministra del país teutón.

El culpable de la tensa relación entre la UE y EEUU es el proyecto de ley de la Cámara de Representantes estadounidense aprobado el 26 de julio. El texto permite imponer sanciones más estrictas contra Rusia.

Para Zypries, dichas medidas ya no responden a la reunificación de la península de Crimea por parte de Rusia ni al apoyo de Moscú al presidente de Siria, Bashar Asad, en la guerra civil. Tampoco están conectadas con la supuesta injerencia rusa en las elecciones presidenciales norteamericanas, sino a los intereses energéticos de Estados Unidos, que se sienten amenazados por el interés de Europa en el gas ruso, ahora que el proyecto Nord Stream 2 va por buen camino.

Y es que la rivalidad entre Estados Unidos y Rusia en el mercado de los hidrocarburos es algo que incomoda a Washington, sentencia Die Welt