El ministro del Ambiente, Daniel Ortega, anunció ayer el inicio de un proceso de auditoría a las competencias ambientales que ha tomado el Municipio de Guayaquil para la limpieza del estero Salado.
“Si hubiese el problema de minerales pesados, yo les diría que voy a hacer un control industrial, pero lo que tengo es flotando heces. Eso es lo que los habitantes ven, huelen”, mencionó Ortega durante un conversatorio con periodistas, asegurando que la única contaminación del estuario surge por las descargas domiciliarias.
Dijo que 45.000 casas no están conectadas al sistema de alcantarillado y otras 65.000 tienen servicio defectuoso.
El ministro sostuvo que el martes pasado se inició, asimismo, una acción legal en contra de la concesionaria Interagua, por una supuesta afectación del manglar dentro del área protegida Reserva de producción de Fauna Manglares El Salado.
Allí, la empresa encargada de la dotación de agua potable y alcantarillado en la ciudad ejecuta el proyecto denominado Sistema de tratamiento de aguas residuales domésticas Puerto Azul-Salitral.
La parte de manglar supuestamente afectada se ubica entre las avenidas del Bombero y José Rodríguez Bonín.
Ortega refirió que en el 2013 el Ministerio otorgó a Interagua una licencia ambiental para ejecutar el proyecto en una extensión de 2,5 hectáreas. Sin embargo, dijo, en inspecciones efectuadas en marzo pasado se constató que la obra excede el área permitida e involucra unas 6 hectáreas, en las que, sostuvo, se ha removido suelos, se ha rellenado y dispuesto desechos comunes en el manglar”.
“El informe técnico demuestra la deforestación del manglar, y cada hectárea deforestada tiene un costo de $ 89.000, pero también puede redundar en lo penal”, señaló Ortega y dijo que la Fiscalía iniciará una indagación previa.
Fuente : El Universo