Enamorarse de un robot o de un sistema operativo podría volverse realidad con los avances de la tecnología y la ciencia.

El amor con la intromisión de la tecnología no es igual que antes, ni lo será nunca más. Hoy se conquista a través del smartphone y unas cuantas aplicaciones, se exhibe en las redes sociales y se alimenta con ‘selfies’, memes o chats.

Pero, ¿qué pasará en unos años? Qué pasará cuando los asistentes de voz sean más inteligentes, cuando los recuerdos se puedan almacenar y revisar cada que creamos necesarios; cuando los robots tomen forma humana y cuando el paso del tiempo nos obligue a convivir con ellos.

La ficción ya nos ha contado algunas historias apocalípticas  de la tecnología… Asimov y sus sagas sobre robótica, lo hicieron en el siglo pasado. Ahora Netflix tiene a Black Mirror, una serie que gira en torno a como la tecnología -en ocasiones- saca lo peor de nosotros y cómo podríamos vivir en un par de décadas si somos torpes. También está Her, el filme en el que un usuario se enamora de su sistema operativo. Y, Ex Machina, un largometraje en que las máquinas conquistan al hombre para sacarle provecho. ¿Y si se vuelven realidad?

A menos de una semana de San Valentín se han recopilado 5 escenarios apocalípticos en lo que respecta a las relaciones de pareja, que podrían convertirse en verdad al par de los avances científicos y tecnológicos.

Más vale que este martes disfrutemos de uno de los pocos sanvalentines «normales» que nos quedan.

  1. CHIP

Los recuerdos estarán a la orden de las personas.

Theodoro Berger, neurocientífico de la Universidad del Sur de California, se ha planteado la tarea de mejorar la memoria a través de un implante que  transforma los recuerdos de corto plazo a largo plazo.

Su experimento a tenido éxito con conejos, ratones y primates… Si llegara a lograrlo con personas, podía llevar a la realidad el capítulo «Tu historia completa» de Black Mirror, en donde podemos revisar los recuerdos es la peor o mejor arma para los celos, dependiendo de las circunstancias.

En una realidad alternativa, la gente tiene un chip implantado, que registra todo lo que ven, hacen o escuchan. Esto permita que los recuerdos puedan revisarse las veces que sean necesarias.

2. SISTEMAS

Los asistentes de voz podrán enamorar a sus usuarios.

Los asistentes de coz como Siri, Cortana, Google Now y otros, se limitan a ejecutar órdenes puntuales y directas, del tipo «llama a » o «despiértame a las 07:00», pero la evolución natural de estos sistemas pasará  por la inteligencia artificial y el ofrecer al usuario una información mucho más rica y basada en el contexto.

Los sistemas ya nos conocen más que nuestros padres, amigos o parejas, por su capacidad de procesar cientos de datos que para un humano es imposible. Hasta se adelantan a nuestras acciones. ¿Y si nos enamoramos de ellos?

3. IMPLANTES

Una vida virtual para hacer lo que no se hizo en la real.

En la reedición de Black Mirror para Netflix, dos ancianas enfermas se divierten en un mundo virtual llamado «San Junipero», en el que pueden vivir después de morir en el mundo real e incluso llevar una relación homosexual. Logran acceder a ese mundo paralelo, gracias a un implante cerebral.

Aunque crear un mundo virtual donde las personas puedan interactuar consientemente después de su muerte, es teóricamente imposible, la tecnología para crear un avatar y así poder consolar a quienes dejamos atrás ya existe.

De hecho, hay un movimiento detrás que pregona esta forma de inmortalidad: el transhumanismo. La idea es que uno extraña poder hablar con esas personas que ya no están, más que su presencia física.

4. IA

Los androides traerán muertos a la vida.

Aiko Chihira es una chica ciborg, creada por Toshiba, y el robot más realista creado hasta la fecha. Obsesivamente humanoide, tiene el aspecto de una hermosa mujer oriental a la que han dotado de una delicada timidez y de una personalidad gestual confiable para que el humano interactúe con ella.

Toshiba no lo dice, pero tal vez Aiko Chihira encarne al precedente del compañero del futuro… Así, y con el desarrollo  cada vez más acertado de la inteligencia artificial (IA), podemos llegar al capítulo «Vuelvo enseguida» de Black Mirror, en donde Martha trae a la vida a su esposo Ash al adquirir un servicio online que permite a las personas mantenerse en contacto con los difuntos.

5. MÁQUINAS

En una época en que los juguetes sexuales se rebelan como una alternativa para disfrutar del placer sin complicaciones, los fabricantes están desarrrollando modelos cada vez más sofisticados para cubrir todo tipo de deseos y demandas; es así que se cree que los «robots sexuales»podrían pasar a ocupar más camas de mujeres que las que ocupen los hombres en el 2050.

Así lo afirma el doctor y futurista, Ian Perarson, en un estudio elaborado junto a Bondara, una tienda erótica online, en el que vaticina que en 2050 comenzarán a aparecer los primeros robots sexuales en los hogares de clase alta; y en el 2050el sexo entre humanos y roborts será más común que el sexo entre humanos.

Fuente: El Expreso