Detención arbitraria, agresiones físicas y psicosociales e  ingreso sin autorización a viviendas son algunas de las violaciones que se habrían cometido por parte del Estado contra las comunidades del pueblo Saraguro durante el levantamiento indígena de agosto de 2015.

Así consta en el informe psicosocial y de vulneración de derechos humanos preparado por el Colectivo de Investigación y Acción Psicosocial, y el Movimiento por la Salud de los pueblos presentado hoy 13 de junio en Quito.

El caso más visible ha sido la setencia a 4 años de prisión en contra de Luisa Lozano y Amable Angamarca por paralización de servicios públicos.

En el informe se recuerda al Estado que las violacions a los Derechos Humanos no prescriben y que si no son juzgadas y reparadas en este Gobierno lo serán en gobiernos posteriores.

Fuente: LA HORA