En los últimos 11 meses, Andrés Chocho priorizó el perfeccionamiento de su técnica para alcanzar mejores resultados. Investigó en la Internet temas sobre biomecánica, pidió consejos a técnicos extranjeros y, desde octubre pasado, sumó en su equipo al estratega español José Marín. Por deficiencias técnicas, el andarín ecuatoriano puso en riesgo la obtención de la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Canadá, en julio del 2015. Recibió dos amonestaciones y con una más quedaba fuera de la prueba de 50 km. Por ello, sugirió a la dirigencia nacional la contratación de Marín, como su asesor. El entrenador español está convencido que“no basta con marchar bien, sino es necesario que se vea bien ante los jueces”. Eso le permitirá competir con mayor seguridad y aprovechar sus condiciones físicas. Aquello se evidenció en mayo pasado, cuando logró su mejor resultado en un Mundial de Marcha. Terminó quinto en Roma, Italia, con un tiempo de 1:20:07. Hizo otros cambios, evitó prácticas exageradas, con demasiada acumulación de ácido láctico y en la parte nutricional equilibró su alimentación con suplementos vitamínicos. Desde mañana, Chocho hará un campamento en Europa para afinar su técnica previo a sus terceros Juegos Olímpicos. Sus lugares de entrenamientos serán en Barcelona, España y en Font-Romeu, Francia.

Fuente: EL COMERCIO