Si los rumores son ciertos, el próximo iPhone podría ser el que, hasta ahora, sea radicalmente más diferente.
El analista de KGI Securities, Ming-Chi Kuo, es quien con frecuencia acierta sobre las predicciones de Apple,Kuo escribió en una nota de análisis este fin de semana que en 2017, Apple introducirá un iPhone con una curvatura por delante y por detrás, cargador inalámbrico y una pantalla más grande para el modelo «plus».
Al igual que el iPhone 4 y el iPhone 4S, Kuo dice que el nuevo iPhone retornará a una cubierta toda de cristal, con el frente y el reverso ambos hechos del mismo material.
El cristal se curvará alrededor de los bordes tanto en la parte delantera como en la parte posterior, lo que le dará al iPhone una sensación incluso más redondeada que la del iPhone 6S.
No está claro exactamente cuán curvado será el cristal. Los populares modelos del Samsung Galaxy S Edge tienen una ligera curvatura en el borde mismo de la pantalla. Pero otros teléfonos, entre ellos el LG Flex, han tenido una curva mucho más perceptible.
La pantalla también utilizará tecnología AMOLED, la cual ha sido utilizada en los teléfonos de Samsung durante años. AMOLED utiliza menos batería y, por lo general, tiene negros más negros y blancos más blancos que la tecnología LCD que el iPhone ha usado por años.
Y el modelo «Plus» del teléfono será más grande, con una pantalla de 5,8 pulgadas (14,73 centímetros) en lugar de las dimensiones de 5,5 pulgadas (13,97 centímetros) del iPhone 6S Plus.
Se espera que, mientras Apple hace sus iPhones más delgados, esta se deshaga lentamente de los puertos. Aunque es casi seguro que el puerto de carga esté presente en el iPhone 7, se espera que Apple introduzca la carga inalámbrica en el nuevo iPhone.

Fuente: CNNMoney