WASHINGTON.- El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americano (OEA) aprobó ayer por aclamación una declaración para saludar el acuerdo entre el gobierno de Lenín Moreno y los movimientos indígenas y rechazar cualquier acción encaminada a “desestabilizar”.

Durante la sesión, el canciller de Ecuador, José Valencia, denunció que durante las protestas por el alza a los precios de los combustibles se produjo “un peligroso cóctel de factores de injerencia extranjera”.

VIOLENTA PROTESTA

Tras la ola de violentas protestas que duraron casi dos semanas, el gobierno tuvo que revertir los recortes pactados con el FMI, con quien el país acordó una línea de crédito por $ 4.200 millones.

La declaración aprobada expresa “el respaldo al régimen democrático en el Ecuador, a su Gobierno legítimamente constituido y a su presidente Lenín Moreno” y rechaza “cualquier acción encaminada a desestabilizar” al ejecutivo.

“Los propósitos políticos de desestabilización son patentes”, dijo Valencia, quien explicó que se difundieron “repetitivamente” mensajes llamando a derrocar al presidente Lenín Moreno.

“Nos preocupa la detención de ciudadanos venezolanos”, dijo el canciller ecuatoriano.

Gustavo Tarre, el delegado del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó – reconocido por más de 50 países – denunció que los venezolanos detenidos no son migrantes, sino “agentes” del régimen de Nicolás Maduro.

El representante de Estados Unidos ante la organización, Carlos Trujillo, expresó que su país está siguiendo de cerca la situación y condena “cualquier intento de desestabilizar a un gobierno democráticamente electo”.

Fuente: diariocorre.com.ec