Redacción PALMA (ESPAÑA)

(EFE)

La Argentina de Leo Messi ha desatado la locura entre los centenares de aficionados que ayer se han desplazado hasta el centro de entrenamientos del Mallorca para ver en acción a los astros de la selección albiceleste.

La primera de las cuatro sesiones de entrenamiento programadas en Palma por el seleccionador, Lionel Scaloni, concentró a un numeroso público, entre el que destacaba una parte importante de los 4.000 argentinos empadronados en la isla.

Ninguno de ellos pudo presenciar el entrenamiento, que fue abierto durante 15 minutos solo para los medios de comunicación.

Los hinchas colapsaron el acceso a las instalaciones, situadas a un costado de una carretera muy transitada, e impidieron la fluidez del tráfico en la zona. El monumental atasco obligó a intervenir a la Policía Nacional, que además de controlar el acceso al recinto deportivo, escoltó al autobús de la selección argentina.
Bienvenida
Con banderas de Argentina y cánticos, los aficionados dieron una ruidosa bienvenida a Messi y a sus compañeros.

El jugador del Barcelona acaparó toda la atención de los aficionados, sin desmerecer al interés que también despertaron el ‘Kun’ Agüero (Manchester City), Paulo Dybala (Juventus) o Giovanni Lo Celso (Tottenham), por nombrar solo a algunas de las estrellas del firmamento futbolístico argentino. Erman Romay, natural de La Plata y residente en Mallorca, dijo que había acudido “para ver de cerca a Messi y al Kun Agüero. “Son los mejores del mundo”, aseguró. “Admiro mucho a Messi, pero sigo al Atlético de Madrid, no al Barça, por el ‘Cholo’ Simeone”, explicó.

Otro hincha, Andrés, nacido en Mendoza y también residente en la isla, se acercó al entrenamiento de Argentina “con la familia y para ver a Messi”.
Después de la suspensión
Messi es una de las grandes novedades de la Selección argentina, a la que regresa tras cumplir los tres meses de sanción que le impuso la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) por criticar la labor de los árbitros en la pasada Copa América disputada en Brasil.

Fuente: lahora.com.ec