La estructura permitirá el cambio de sentido de los trenes. Según autoridades, se cumplen cronogramas.

En la cabecera sur del parque Bicentenario, en la terminal de El Labrador, norte de la ciudad, arrancó la construcción del denominado ‘fondo de saco’ que requiere el Metro de Quito para su funcionamiento. Se trata de una caja de hormigón armado de gran capacidad que estará bajo tierra a unos 25 metros de profundidad y que cumplirá algunas funciones.

Los técnicos que construyen el Metro de Quito y el alcalde de la ciudad, Mauricio Rodas, estuvieron ayer en la obra y constataron el trabajo que se hace para construirlo y cuya función principal será la de permitir el retorno de las unidades; es decir, el cambio de sentido de los trenes durante sus operaciones de transporte de pasajeros.

José Luis Guijarro, uno de los técnicos de la obra, explicó que en este sitio se podrá además acumular los trenes en la noche cuando terminen su operación y durante las horas pico o valle, para que refuercen el servicio porque no todas las unidades estarán circulando simultáneamente.

Se informó también que se calcula que el intervalo de los trenes, desde este ‘fondo de saco’, será de un promedio de 2 minutos y además operará en coordinación con el ‘fondo de saco’ que se construirá en Quitumbe, en el sur de la ciudad donde también estará la cochera.
Ocho frentes de trabajo

En la obra se pudo apreciar la dimensión de las estructuras con las que se construirá este ‘fondo de saco’, que con la ayuda de polainas y grúas de 300 toneladas se mantenía suspendida en el aire una de las mallas metálicas con las que edificarán las paredes, también conocidas como ‘muros de pantalla’.

El alcalde Rodas recalcó que, al momento, son ocho frentes de intervención con respecto a la construcción del Metro de Quito (además del parque Bicentenario), pues se está trabajando también en La Jipijapa, La Carolina El Calzado, Solanda, Quitumbe (estos tres en el sur de la ciudad) y San Francisco (Centro Histórico).

Asimismo, con respecto a los desembolsos, Rodas dijo que por el momento solo consta el adelantó que corresponde al 17% (261 millones de dólares) del monto total de la obra, que fueron transferidos al consorcio que construirá el Metro (Acciona-Odebrecht).

Ese dinero se lo obtuvo de los aportes de organismos multilaterales.

Recalcó que la obra está dentro de los cronogramas establecidos y que al momento se estima que tienen un avance del 2%.

Con la construcción del ‘fondo de saco’ y las estaciones, se preparan para recibir a la tuneladora que será la encargada de cavar el túnel por el que recorrerá el Metro. Se dio a conocer que está maquinaria se la está fabricando en Alemania.
El Dato

La construcción del Metro de Quito está prevista para 36 meses y seis meses de pruebas.
Cifra 1.800 personas trabajan en los ocho frentes de obra, en la construcción del ‘fondo de saco’ y en las cocheras en Quitumbe.

Fuente: LA HORA