El relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, manifestó que en América Latina hay una incomprensión del rol que juega la prensa en los sistemas democráticos.

“Puede haber algún problema de concentración en alguna línea editorial determinada, pero esto debería llevar a buscar mecanismos para dar mayor diversidad y pluralismo al sistema de medios, no para utilizar figuras penales para perseguir a periodistas”, aseveró Lanza en entrevista con Efe.

El relator especial se encuentra de visita oficial en Chile para entrevistarse con diversas autoridades y representantes de organismos de derechos humanos, además de participar en el 158º periodo de sesiones de la CIDH, que se desarrolla esta semana en Santiago.

“Yo diría que algunos de los patrones de restricción de ataque a la libertad de expresión tienen que ver con la violencia contra los periodistas”, señaló.

Según el último informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, difundido en diciembre pasado, en 2015 se registraron 27 asesinatos de periodistas en la región y cientos de agresiones y amenazas en contra de los comunicadores.

Lanza expresó su preocupación por las condiciones en que se desarrollan las coberturas informativas de las protestas sociales.

“Muchos países reaccionan y regulan estos temas, como regulan la autorización para las manifestaciones públicas y protestas, el uso excesivo de la fuerza y la falta de protección a los periodistas”, comentó

“Pero también es cierto que los Gobiernos, el Poder Legislativo, han avanzado mucho en cuanto a establecer mecanismos para dotar de mayor diversidad y pluralismo” el escenario informativo en América Latina”.

Edison Lanza considera también que “hay pocas normas que establezcan límites razonables a la concentración de los medios de comunicación para los dotarlos de mayor diversidad y pluralismo”.

Lanza aseveró que la complicada situación de la libertad de expresión que vive la región es palpable en lugares como México, algunas zonas de Brasil, Honduras y, en menor medida, en Guatemala, Colombia y Paraguay, donde se dan episodios de censura “de la peor forma”.

La visita a Chile del relator especial de Libertad de Expresión de la CIDH coincidió con la querella presentada el miércoles de la semana pasada por la presidenta Michelle Bachelet en contra de la revista Qué Pasa, medio que publicó una filtración telefónica en la que se vinculaba a la mandataria con supuestas irregularidades en una operación inmobiliaria.

La publicación, perteneciente a Copesa, uno de los grupos editoriales más importantes de Chile, reconoció horas después que la autenticidad del contenido de la grabación no había sido verificada, retiró el texto de su sitio web y ofreció disculpas.

“El estándar que tiene la Comisión y la Relatoría en este sentido es que para casos de interés púbico no se debería utilizar el derecho penal, sino otro tipos de mecanismos, como el derecho a la rectificación y respuesta, o eventualmente, el fuero civil; pero no el derecho penal”, comentó Lanza sobre este caso.

El relator especial puntualizó que si el medio reconoció que no hizo una buena práctica periodística y pidió disculpas, se debería discutir ese tema, no las sanciones penales.

“Se debería discutir si el medio actuó bien, con rigor o no, y si agotó los medios a su alcance para dar una información verificada y una información razonable, más allá de que la información proviene de un tercero, y no lo dijo un medio”.

“Pero bueno, la discusión es válida, y se dio por el uso penal desproporcionado”, agregó Lanza.

Entre las actividades desarrolladas en Santiago por el también periodista y abogado uruguayo, figuró un encuentro organizado por la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile, durante el cual precisó que no hay consensos en América Latina sobre la libertad de expresión y detalló que el uso del derecho penal sobre los comunicadores se repite en varios países de la región. EFE

Fuente: EL MERCURIO

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 11334