El legado de sangre y destrucción que deja el actual presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, al parecer será difícil de superar. El premio Nobel de la Paz lleva el estandarte de ser el único presidente de esa nación que ha tenido tropas en combate activo durante todos los días de su mandato. Es decir, habrá estado en guerra desde que entró en el 20 de enero de 2009 hasta este viernes 20 de enero cuando se despida.

Ni siquiera Franklin Delano Roosevelt, el presidente que encabezó el esfuerzo militar estadounidense de la Segunda Guerra Mundial, pasó tanto tiempo en guerra, publicó en un trabajo especial el portal de BBC Mundo titulado “Barack Obama, el premio Nobel de la Paz que se convirtió en el primer presidente de EE.UU. en pasar sus dos periodos completos sin un solo día sin guerra”.

Así como lo recordó este lunes el presidente Nicolás Maduro, “Obama deja un legado que quieren esconder los grandes medios: destruido deja al África, al Medio Oriente en guerra, deja al mundo plagado de terrorismo y en América Latina con tres golpes de Estado…todos parlamentarios”, se lamentó, al recordar lo ocurrido en Honduras, en 2009, con el derrocamiento de Manuel Zelaya; en Paraguay contra Fernando Lugo, en 2011, y en Brasil contra Dilma Russeff, en 2016. “Golpes de Estado parlamentario. Los tres (golpes) recordarán a Obama”.