Pagos de cinco cifras para deudas que superan los siete dígitos. Los esfuerzos para conseguir recursos que realiza la actual dirigencia de Barcelona Sporting Club se ven superados por la abrumadora cantidad de cuentas heredadas de otras administraciones. Ayer el síndico del club, Jorge Reinoso, confirmó el abono de $ 50.000 a la Asociación de Futbolistas de Ecuador (AFE), pero este abono apenas representa el 7,3% de los $ 653.000 que en total debe cancelar la institución por concepto de salarios impagos.

“Lo que queremos es acordar con AFE un plan de pago hasta 36 meses de plazo”, reveló el abogado. Esta semana, dicho pago libró al club de una suspensión de sus derechos ante la Federación Ecuatoriana de Fútbol. Pero lo significativo no es la cantidad entregada sino los acuerdos conseguidos por la directiva, que ha vuelto a hacer de la palabra empeñada una letra de cambio en respaldo de Barcelona.

Uno de los tratos más importantes cerrados por la administración posesionada en octubre pasado fue el concretado con la Asoguayas, entidad a la que se le adeuda $ 320.000. El primer pago se efectuó el 5 de febrero y así se levantó la suspensión que le impedía iniciar el campeonato nacional a los ‘toreros’. Jorge Flor, tesorero de la asociación, comentó que el pago apenas representó el 1,6% ($ 5.120) del monto total. El vicepresidente deportivo del plantel, Carlos Alfaro, resaltó el hecho de que hace muchos años el ente provincial era ignorado por las anteriores dirigencias y hoy, pese a todo, no se está dejando que la deuda crezca.

La creatividad para generar recursos ha potenciado la fiabilidad de los acreedores hacia la dirigencia. La última gran gestión que realizó el directorio, encabezado por José Francisco Cevallos, fue la Noche Amarilla, en la cual la presencia de Ronaldinho fue importante para que la rentabilidad del espectáculo pasara del millón de dólares. La utilidad neta alcanzó apenas para asegurar el pago de los $ 662.000 a Benito Floro y evitar el descenso a segunda categoría, pero quedó el precedente de que hay un compromiso con la estabilización del ‘Ídolo’.

El mandatario amarillo fue claro el último martes al describir la situación adversa del club. La directiva al mando de Antonio Noboa reportó un déficit por $ 12 millones y la intención era cancelar este monto a razón de $ 3 millones por año. Pero en realidad la deuda bordea los $ 20’000.000 “y eso descuadra todo lo presupuestado”. Recientemente Cevallos presentó un listado de jugadores que tienen haberes pendientes con la entidad por  más de $ 1,2 millones, pero los acreedores siguen apareciendo.

Fuente: El Telégrafo