El año 2016 fue el tercer año consecutivo de déficit del país. Para 2017 el Gobierno federal se ha planteado una reducción aún mayor de gastos.

El Gobierno de Brasil planea recortar cuatro mil seiscientos millones de reales (unos mil quinientos millones de dólares) de su presupuesto de 2017, informó el ministro de Planificación Dyogo Oliveira. El ministro considera que esta reducción es necesaria debido a que el Gobierno federal gastó en 2016 menos de lo previsto.

La medida va en concordancia con la regla de límite de gastos, normativa aprobada a finales del año pasado y que limita el gasto público anual a aquellos del año anterior.

La normativa solo deja previsiones para acomodar los incrementos debidos a la inflación y afectará los presupuestos de los próximos 20 años.