Organismos de socorro continuaban ayer con las tareas de búsqueda de probables personas desaparecidas el pasado viernes en un deslave ocurrido en el km 1,5 de la vía Hollín-Loreto, arteria que conecta las provincias de Napo y Orellana, en la Amazonía.
Campo Rosales, gobernador de Napo, dijo que no se podría cuantificar cuántas personas exactamente estuvieron en el momento del desastre.
“Estamos haciendo un trabajo, un poco cotejando algunas fotografías que se han tomado de las personas que estuvieron en el sector y con algunos videos inclusive con la Policía Nacional, a efecto de llegar a un aproximado de las personas desaparecidas”, expresó Rosales.
Cuatro personas constan como fallecidas hasta el momento. Hasta la tarde del domingo último, la cifra de víctimas mortales era de tres. Unos 50 rescatistas de varias entidades como Cuerpo de Bomberos, Cruz Roja, Ejército y Policía participaban ayer en el rescate.
Leonidas Shiguango, encargado del grupo de rescatistas del Cuerpo de Bomberos, explicó que la búsqueda se la hace dependiendo de las condiciones climáticas por la intermitencia de las lluvias.
“Había un derrumbe primero, entonces estaban tratando de limpiar para poder pasar con los vehículos y de pronto se deslizó nuevamente la montaña, pero en grandes cantidades y arrastró a las personas que estaban ahí”, indicó Shiguango.
Hasta el cierre de esta edición, dos familias se encontraban en la zona, ya que sus allegados están desaparecidos. Soraya Mancero dijo que su esposo, Francisco Javier Mosquera Cajas, de 54 años, iba de El Coca, provincia de Orellana, a Quito, Pichincha. Él trabaja en una empresa de baterías.
“Mi esposo estaba de regreso a la casa y hubo un pequeño derrumbe y hubo personas que se bajaron a ayudar para limpiar eso y poder avanzar, y viendo eso mi esposo se baja con otro compañero a tratar de ayudar. Pero ha venido otro deslave y no aparece el cuerpo de él y de otras personas”, contó.
Igual de desesperada estaba María Chanaluisa. Su esposo, Miguel Maigua, de 52 años, militar en servicio pasivo, desapareció en la zona del deslave. Ambas mujeres pidieron a las autoridades que las tareas de rescate continúen.
Ante los continuos problemas que se presentan en las vías, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de Napo –tras una reunión realizada la mañana y tarde de ayer– exhortó al Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) para que decida si se declara el estado de emergencia.
El prefecto de Napo, Sergio Chacón, indicó que una alternativa para la vía Hollín-Loreto es la Coca-Chontapunta-Tena.
Esto mientras en la vía Baños-Ulba-Vizcaya-El Triunfo, cerrada desde la semana anterior por derrumbes de lodo, piedras y árboles, se trabajaba ayer con maquinaria pesada para habilitar un paso para que “por lo menos puedan circular vehículos pequeños”, dijo Jovanny Silva, presidente de la junta parroquial de Ulba, en la provincia de Tungurahua.
Él espera que el paso se habilite hoy para que los agricultores puedan sacar la producción y los estudiantes salgan a los planteles educativos en Baños de Agua Santa.
En cambio, las vías que conectan a Azuay con Morona Santiago están habilitadas, pero con restricción de horarios, según el MTOP.
La Gualaceo-Limón, cerrada de 16:30 a 08:00, ya que maquinaria del MTOP limpia derrumbes que se presentan en la vía, como el sector Tinajillas, en el km 42. Mientras que la Paute-Guarumales-Méndez, cerrada de 17:00 a 08:00, también por limpieza.

Fuente: EL UNIVERSO

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 10594