La recaudación tributaria del primer semestre de este año fue $ 638,96 millones menor a lo que se esperaba, de acuerdo con la publicación del Servicio de Rentas Internas (SRI). La meta oficial era recaudar de enero a junio pasado $ 7.190,96 millones, y lo que se obtuvo fue $ 6.552 millones.Los impuestos que mayor caída registraron, con respecto a la meta, fueron los impuestos al valor agregado (IVA) interno, a la renta (IR) y a la salida de divisas (ISD), junto con el IVA de las importaciones.

La baja en el IVA interno es del 16%, a pesar del incremento de ese impuesto del 12% al 14% que rige desde junio pasado por la Ley Solidaria que contempla contribuciones para enfrentar el terremoto de abril. Según las cifras del SRI, este impuesto se cayó en $ 419,4 millones con respecto a lo esperado.

El Colegio de Economistas hizo un estudio socio-económico y mediante una encuesta se llegó a la conclusión de que la facturación de almacenes ha caído entre el 35% y el 50%.

El analista Marcos López cree que la baja recaudación tributaria es un síntoma de la crisis que vive el país, y el resultado de una serie de problemas económicos: una economía en crisis por la caída del precio del crudo, de las exportaciones, el desempleo y los menores recursos para consumir. De otro lado, comenta que en una economía contraída, el incremento del precio de los bienes suntuarios también se contrae. Esto en relación con el incremento del impuesto a consumos especiales (ICE) de varios productos.

Del otro lado, los impuestos que más crecieron y que de alguna manera ayudan a aminorar la baja en recaudación fueron el impuesto a la contaminación vehicular, botellas plásticas, regalías mineras, tierras rurales y los intereses por mora tributaria.

Fuente: El Universo