México, dependiente en un 73 por ciento del mercado estadounidense, le tocará pactar en solitario el nuevo esquema que conducirá sus relaciones comerciales con EE.UU. o eso es lo que anunciaron medios oficiales del Gobierno canadiense después de una reunión gubernamental en Calgary.

«Queremos a nuestros amigos mexicanos, pero nuestros intereses nacionales van primero y la amistad después. Las dos (cosas) no son mutuamente excluyentes». Con esas declaraciones Canadá deja ver que prefiere un pacto bilateral a uno trilateral.

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump, durante su campaña electoral prometió renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta o TCAN por sus siglas en inglés), sin embargo, el convenio nace viciado para México.