El Tribunal Superior de Ontario rechazó la petición de varias comunidades ecuatorianas para ejecutar una resolución de los tribunales ecuatorianos contra Chevron que les habían concedido una indemnización de 9.500 millones de dólares estadounidenses.

El tribunal afirmó que la subsidiaria de Chevron en Canadá no es responsable de las acciones de la empresa matriz.

Las comunidades habían solicitado a los tribunales canadienses que Chevron Canadá, subsidiaria de Chevron, fuera declarada responsable del pago de la indemnización y sus bienes incautados para garantizar la ejecución de la sentencia.

Los tribunales ecuatorianos establecieron una indemnización de 9.500 millones en compensación por la contaminación ambiental y daños sociales causados entre 1964 y 1992 en la región Amazónica de Ecuador por Texaco, que fue adquirida posteriormente por Chevron.