El Gobierno, a través de la Cancillería, expresó ayer su rechazo a las “críticas unilaterales e infundadas” que advirtió en un informe sobre derechos humanos del Departamento de Estado de los Estados Unidos.
Se buscaría “afectar injustificadamente la imagen internacional de nuestro país”, señaló en un comunicado.
“La Cancillería manifiesta su seria preocupación por la elaboración de informes unilaterales y sesgados”, indicó a propósito del ‘Reporte por país de las prácticas de los derechos humanos en el 2015’.
El documento analiza la situación a nivel mundial, y en el informe sobre Ecuador concluye que el gobierno de Rafael Correa “siguió restringiendo a los medios independientes y la sociedad civil mediante leyes de propiedad intelectual para forzar el desmantelamiento de contenido en internet”.
También señala a Cuba, Venezuela y Nicaragua.
La Cancillería sostuvo que el régimen “impulsa el respeto y la promoción de los derechos humanos”, y que ha ratificado todos “los instrumentos interamericanos”. Y que “en contraste”, EE.UU. no se ha adherido a ellos y mantiene “detenciones ilegales, inexistencia de procesos judiciales y torturas en la cárcel de Guantánamo”.
El embajador de EE.UU. en Ecuador, Todd Chapman, dijo que ese informe lo publica su país por un pedido del Congreso norteamericano: “Es de nuestro interés por avanzar en los derechos humanos en todo el mundo… Tenemos un diálogo muy abierto con el Gobierno de Ecuador sobre sistemas; hay ciertos desafíos, pero también hay muchos otros en derechos humanos…”. Ayer presentó sus cartas credenciales ante el vicepresidente Jorge Glas.
Fuente : El Universo

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 10765