Después de que Estados Unidos emitiera un informe sobre trata de personas, la Cancillería de la República ecuatoriana respondió con un comunicado en el que aclara que “no concede legitimidad a los informes que el Gobierno de los Estados Unidos emite por pedido del Congreso de ese país”.

Asimismo, el texto manifiesta que esta nación “no tiene atribuciones concedidas por otros países para emitir críticas, observaciones y recomendaciones”. Según la respuesta de la cartera de Estado, estos informes violentan los principios de igualdad jurídica de los estados y de no intervención en los asuntos internos de otros países soberanos.

Además, la Cancillería indicó que “Ecuador ha tomado acciones en la prevención y promoción de los derechos humanos de todas las personas, sean ciudadanos ecuatorianos o extranjeros, incluyendo la socialización de los principales ejes de sensibilización sobre la trata de personas y políticas públicas para erradicar y/o sancionar este delito”.

De igual manera, el Ministerio de Relaciones Exteriores expuso los avances en temas de seguridad por lo que “Ecuador fue electo Presidente, a partir del año 2016, de la Comisión de Seguridad Hemisférica (CSH) de la Organización de Estados Americanos (OEA)”.

Fuente: EL TELÉGRAFO