Carlos Alejandro Alfaro Moreno sumó su cuarto campeonato de Ecuador con Barcelona Sporting Club. A los logrados en 1995 y 1997 como goleador, sumó uno desde el cargo de vicepresidente deportivo en 2016, y otro en diciembre pasado como presidente en su primer año de administración. Su “obsesión” por los detalles aún no le permite “asimilar completamente” la estrella 16 del club canario. Se sinceró en diálogo con EL UNIVERSO.

Ganó títulos como jugador (dejó huella con su clase en los argentinos Platense e Independiente también) y dirigente, ¿cuál es el más importante?

Todos tienen un sabor especial. Este todavía no lo asimilo. O no termino de asimilarlo, lo disfrutaré con el paso del tiempo. Por lo que vivimos y desde este punto (dirigencial) se sufre mucho más. Es especial por la situación como recibimos el club (deuda de $ 45 millones), por la pandemia y… qué más motivación que darle una alegría a nuestra gente en un año así.

¿Qué se siente ganar un título como presidente de Barcelona?

Una satisfacción enorme, un orgullo inmenso. Porque antes pude disfrutarlo como jugador y como vicepresidente, sé lo que significa para los hinchas de Barcelona olvidarse un ratito de los problemas gracias al fútbol. Es una gran bendición. Tuvimos esa posibilidad y nos aferramos a ella. En mercadeo nos describen con el n.º 16 (corona nacional de los toreros) y la palabra gigantes en el medio. Y somos gigantes en la fe por lo que construimos. Gracias a Dios por esta bendición.

Fuente: eluniverso.com