El presidente Rafael Correa y su nuevo par argentino, Mauricio Macri, tienen ideologías totalmente opuestas, pero eso no fue impedimento para que el ecuatoriano acudiera a Buenos Aires para la asunción de mando de este jueves, en la Casa Rosada.

Y al fin ambos mandatarios se estrecharon las manos, pero ocurrió algo peculiar. Correa se acercó a saludar a Macri y a su esposa, Juliana Awada, cuando tropezó con la alfombra roja que cubría el suelo y, para evitar una caída, intentó aferrarse a Macri.

– Casi tumbo al Gobierno- dijo Correa a los presentes, con Macri frente a él y mostrando su sonrisa.

– Tan rápido no- expresó de inmediato Macri entre las risas de quienes estaban en la ceremonia del Palacio San Martín, en Buenos Aires.

Tal como lo hizo con Correa, Macri recibió a los demás mandatarios de la región que asistieron a la ceremonia.

También saludó a la vicepresidenta, Gabriela Michetti, y a la nueva ministra argentina de Relaciones Exteriores, Susana Malcorra.

Por otro lado, el presidente Correa ya inició su viaje de regreso a Ecuador, según publicó la Presidencia en la cuenta de Twitter (@Presidencia_EC).

Esperan buenas relaciones

El presidente de Ecuador era un aliado político de la ahora expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, también de centroizquierda. Con Macri, sin embargo, espera que las relaciones entre ambos países continúen.

Tanto Correa como Evo Morales, de Bolivia, dijeron a periodistas que esperan un diálogo fluido con Macri a pesar de las diferencias ideológicas.

Macri, líder de la centroderecha, asumió la presidencia este jueves tras 12 años de gestión de la centroizquierda peronista, con la promesa de liberar los mercados y reactivar una economía estancada. (I)