Calificado por quienes lo prueban como “el nuevo deporte acuático”, el ciclismo en agua ha hecho de las playas del Caribe su espacio predilecto para su reciente desarrollo.

El estadounidense Judah Schiller, creador de la Schiller 1, una bicicleta acuática cuyo costo se aproxima a los $ 4.500, ha llevado su invento a diferentes complejos vacacionales situados en las islas caribeñas, donde turistas y aficionados se animan a utilizar su artilugio.

Se trata de un utensilio que combina piezas de una bicicleta y balsas. Con un ligero empujón deja las costas y zarpa hacia aguas poco profundas, según señala la compañía estadounidense Bloomberg.

La firma publica en su portal web que andar en la Schiller 1 requiere muy poco esfuerzo y no hay posibilidad de caerse.

Tres de los cuatro océanos del planeta son aptos para estas bicicletas actualmente. El invento, que no deja de ser una novedad pese a haber visto la luz en el 2014, está disponible en 14 complejos del mundo.

El nuevo aparato podría ser el elemento principal para un nuevo deporte a largo plazo, pero primero deberá perfeccionarse y expandirse.

Fuente: El Universo