Camila notó que tenían una leve molestia en la garganta, sin embargo, al ver a su hermana con tos, fiebre y malestar se hicieron atender de un médico la semana pasada. Al realizarse la prueba PCR, ambas resultaron positivo por COVID-19. De inmediato se aislaron en su casa y empezaron a revisar cuál habría sido el sitio de contagio. La salida con amigos, el paseo del feriado o las visitas de trabajo, sitios en donde se retiraron la mascarilla en varias ocasiones.

La baja percepción de riesgo hace que ciudadanos se relajen y se saquen su protección al virus, y es ahí, en el momento menos pensado, que este ingresa al organismo, explican los epidemiólogos. Este relajamiento se evidencia en reuniones sociales en Guayaquil y otras localidades de Guayas, provincia que experimenta una nueva alza en el número de casos.

Guayas reportó uno de los meses más complejos de la pandemia en abril, cuando llegó en el promedio mensual a 162 casos por día, aunque su semana más complicada en ese mes fue del día 5 al 11, cuando en promedio se contagiaron 224 por día. Sin embargo, en marzo tuvo su pico de contagios, con un promedio mensual de 318 por día, siendo la semana de más casos registrados, según la fecha de inicio de síntomas, del día 22 al 28 con un promedio diario de 632 casos.

No obstante, el reporte del COE nacional refleja que solo Guayas tiene el 34,79 % de casos nuevos registrados en la primera semana de noviembre, aunque Pichincha tiene un porcentaje mayor, con el 40,33 %. Eso significa que las cifras altas por semana epidemiológica no se registraban en Guayas desde la semana 40 (27 de septiembre al 3 de octubre) que tuvo un promedio de 57 contagiados por día. Sin embargo, la semana 45 (1 al 7 de noviembre) estaría cerca de superar a lo de la semana 40 (hay una diferencia de solo 20 casos), y al momento el promedio diario solo de noviembre llega a 54 casos por día.

Fuente: eluniverso.com