Informes reportan que la sede de una empresa petrolera de EE.UU. en la ciudad de Basora, en el sureste de Irak, ha sido blanco de un ataque con misiles.

Según han informado las autoridades policiales a la agencia británica Reuters, al menos cinco cohetes Katyusha han impactado en la madrugada de este lunes contra la compañía petrolera estadounidense Halliburton, y han causado daños leves en sus instalaciones.

Aunque el informe descarta la existencia de víctimas mortales en el ataque, no ha aclarado el origen de los misiles ni los daños materiales que han provocado. De momento, ningún grupo ha reivindicado la autoría del ataque.

Los medios locales, por su parte, agregan que uno de los misiles ha caído en las proximidades del pozo petróleo Eshreen, ubicado entre los distritos de Safwan y Al-Zubair, en el oeste de la ciudad iraquí de Basora.

Las fuentes iraquíes, no obstante, han reportado que los trabajadores estadounidenses habían abandonado anteriormente la empresa y que solo se encontraban en ella algunos empleados iraquíes.

Atacan con cohete las sedes de varias empresas petroleras en Irak | HISPANTV

El sitio atacado está situado cerca la localidad de Burjesia, un área de 10 000 metros cuadrados que alberga la sede residencial y de operaciones en Irak de varias compañías petroleras transnacionales, entre ellas la neerlandesa Shell, la estadounidense ExxonMobil y la italiana Eni.

En las últimas semanas, los centros estratégicos y militares de EE.UU. en Irak, así como la Zona Verde de Bagdad (la capital), donde se encuentra la embajada estadounidense, ha sido blanco de varios ataques con cohetes.

A pesar de que ningún grupo o individuo ha reivindicado oficialmente la autoría de estos ataques, Washington ha acusado a las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe).

El pasado mes de enero, Mahmud al-Rubaye, portavoz del movimiento iraquí Asaib Ahl Al-Haq, integrada en Al-Hashad Al-Shabi, adujo que las acusaciones de EE.UU. son “infundadas” y acusó a Washington de escenificar ataques a su misión diplomática y a sus centros militares para culpar de dichas agresiones a los grupos de la Resistencia.

EE.UU. aumenta su presencia militar en el país árabe, pese a que varios movimientos civiles y el Parlamento de Irak han exigido la salida definitiva de las fuerzas ocupantes estadounidenses del territorio iraquí.

Las fuerzas populares iraquíes, sin embargo, han dicho que harán frente a cualquier ataque de Washington y advierten de que de ahora en adelante tratarán a las fuerzas estadounidenses como a “tropas de ocupación”.

Fuente: hispantv.com