Expreso

Hay un nocivo coctel en la economía que empieza a mezclar Estados Unidos desde la administración del magnate y presidente Donald Trump. Un coctel que tiene como principales ingredientes los más preciados recursos de Ecuador: el dólar, el petróleo, los que están dejando una estela de problemas originados en el nuevo statu quo de la política estadounidense.

Un dólar apreciado y un petróleo barato, como consecuencia de aquello, serán un gran problema para Ecuador, cuya economía se basa en los ingresos generados por el hidrocarburo y por la exportación privada de bienes.

Las tasas se irán elevando más

Con un país en marcha y con una administración que ya no fijará su política económica con base en la Reserva Federal, FED (equivalente al Banco Central), las tasas de interés subirán, encareciendo los créditos para el comercio exterior y también los que intente conseguir el gobierno ecuatoriano en el mercado de capitales. Es decir, la tasa de endeudamiento a través de bonos soberanos u otro tipo de papeles subirá si la FED decide aumentar el tipo de interés, como ya lo hizo a mediados de diciembre del año pasado.