“Un portaaviones con al menos 40 a 50 aviones a bordo y 6.000 fuerzas reunidas en su interior fue una seria amenaza para nosotros en el pasado, pero ahora (…) las amenazas se han convertido en oportunidades“, dijo Hajizadeh.

“Si [los estadounidenses] hacen un movimiento, les golpearemos en la cabeza”, advirtió.

Por su parte, el comandante de la Guardia, Hossein Salami, dijo en una sesión parlamentaria este domingo que Washington ha iniciado una guerra psicológica. El general mayor Salami destacó que la vulnerabilidad de los portaaviones estadounidenses evitará que el país norteamericano se arriesgue a tomar medidas militares contra Irán.