El proyecto de Ley Orgánica para el Equilibrio de las Finanzas Públicas, enviado por el Ejecutivo como económico urgente, el miércoles por la noche, podría generar una recaudación de $ 844 millones entre mayo de 2016 y todo el 2017 solo en el sector de bebidas azucaradas, cervezas y cigarrillos.
Son los cálculos del asambleísta Fausto Cayambe, jefe de bloque de Alianza PAIS (AP), quien indicó que el incremento del impuesto a consumos especiales (ICE) de las bebidas y los cigarrillos representaría $ 335 millones en este año y $ 509 millones en 2017.
El ICE de bebidas alcohólicas no se incrementó, aunque el presidente Rafael Correa lo había anunciado, confirmó Edy Murillo, presidente de los distribuidores del sector.
El impuesto a la cerveza representaría este año $ 71,3 millones y $ 113 millones en 2017. En gaseosas, energizantes y malta carbonatada se podrían recaudar $ 81 millones en 2016 y $ 139 millones en 2017, y por el impuesto al cigarrillo recaudaría $ 9,6 millones en 2016 y $ 17 millones en 2017.
El director del Servicio de Rentas Internas (SRI), Leonardo Orlando, explicó ayer cuánto subirían los productos mencionados en la reforma.
Por ejemplo, habló de que una cerveza en presentación de 600 centímetros cúbicos podría pasar de $ 1,05 a $ 1,18. Es que este producto cambia la tarifa específica de $ 6,20 a $ 12 por cada litro de alcohol puro.
Los cigarrillos tendrán un incremento del ICE de $ 0,13 a $ 0,15, lo que significa, según Orlando, que una cajetilla podría subir de $ 4,50 a $ 4,73.
En tanto que el impuesto a las gaseosas ya no se calculará por el precio del producto, sino por el volumen del contenido.
Cada litro tendrá un impuesto de $ 0,25. Por ejemplo, dijo Orlando, si una botella de tres litros costaba $ 2,50, pasaría a costar $ 3,10.
A más del incremento del ICE para estos productos de consumo masivo, pero considerados nocivos, el nuevo proyecto tiene otro tipo de medidas tributarias relacionadas con el manejo de la liquidez; y controlar los beneficios de la devolución del ICE a personas de la tercera edad y personas con discapacidad.
Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito, consideró que la reforma apunta a continuar con el gasto público, antes que buscar soluciones para la economía. Opinó que no es adecuado incrementar impuestos a las industrias, como la de bebidas e incluso a la telefonía móvil.
Explicó, por ejemplo, que el alza de bebidas gaseosas y cerveza generará una caída de ventas, y con ella una afectación a tenderos y distribuidores.
La Asamblea tiene 30 días para aprobar el proyecto; sin el veto del Ejecutivo, entraría en vigor el próximo 1 de mayo.
Fuente : Diario El Universo