En la actualidad, algunos de los productos más comunes del día a día de las personas son fabricados gracias a la explotación de seres humanos que sufren terribles condiciones laborales.

Cada 2 de diciembre se celebra el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, fecha surgida en conmemoración a un día de 1949, cuando la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el Convenio para la represión de la trata de personas y la explotación ajena.

La jornada tiene como objetivo reclamar la erradicación de las formas contemporáneas de esclavitud como son la trata de personas, la explotación sexual, el trabajo infantil, el matrimonio forzado y el reclutamiento de niños para utilizarlos en conflictos armados.

En este sentido, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), reveló que más de 40 millones de personas en todo el mundo son víctimas de la esclavitud moderna, incluso siendo explotados en la fabricación de productos cotidianos.

En la actualidad, algunos de los productos más comunes del día a día de las personas son fabricados gracias a la explotación de seres humanos que ni siquiera tendrán oportunidad de probarlos y sufren terribles condiciones laborales.

Productos

Chocolate

La mayoría de las industrias chocolateras obtienen el cacao en Costa de Marfil, en África Occidental, donde el es cosechado gracias al trabajo esclavo, informó la página Listverse.

Es así como muchos de ellos son niños extraídos de naciones pobres como Malí o raptados, para dedicarse a cargar sacos de cacao que, debido a su peso, les pueden provocar graves lesiones físicas.

Ropa

La ropa barata muchas veces es confeccionada en fábricas que emplean el trabajo esclavo, empleándose ilegalmente a niños que los empresarios tratan como si fueran una propiedad más de estas fábricas para la producción de este producto..

Caucho

Esta materia prima, que se usa para toda una gama de objetos cotidianos, también se produce gracias a la explotación humana.

Varias investigaciones revelaron que en las plantaciones de caucho en Liberia los trabajadores son tratados como esclavos. Además, la industria en este país africano está mal regulada y las mercancías deficientemente controladas.

Aceite de palma

La industria de aceite de palma, que se usa en una variedad de productos (desde cosméticos hasta  combustible), también se apoya en el trabajo esclavo. El producto se produce generalmente en las islas de Indonesia, Borneo y Sumatra.

Debido a que hay muy poca contratación directa de mano de obra, las plantaciones carecen de la supervisión de las condiciones laborales, y las empresas son acusadas de prácticas terribles contra quienes tratan de escapar de las granjas.

Pornografía

Las películas pornográficas pueden involucrar a mujeres vendidas como esclavas. Las procedentes de Tailandia, Filipinas o Nigeria tienen alta demanda en el Occidente, donde se utilizan no solo para la prostitución, sino también para la pornografía.

Se cree que el número de personas vendidas cada año supera los varios millones, siendo más de un 80 por ciento de estas mujeres empleadas para fines sexuales.

Fuente: telesurtv.net