Christina Lagarde, Directora del FMI

PRESTAMOS FINANCIEROS NEGATIVOS PARA EL  ECUADOR

Por: Juan Centurión

Sin ningún freno para solicitar préstamos,  que los tendrán que pagar los niños que ni siquiera nacen aún, el Ministro de Finanzas  Richard Espinoza, anunció, como gran cosa, que pronto el Gobierno de Lenín Moreno, recibirá 1.500 millones de dólares de desembolso de organismo crediticios internacionales.

Las entidades que entregan esos créditos, están vinculados, directamente, al Gobierno Norteamericano, entre ellos Banco Interamericano de Desarrollo, (BID); Banco Mundial, Corporación Andina de Fomento (CAF);  y, el tristemente famoso Fondo Monetario Internacional. (FMI). Precisamente,  el FMI, para la entrega y visto bueno,  de estos financiamientos, ha exigido al Ecuador, el cumplimiento de varias medidas que, con seguridad, castigarán, aún más la deteriorada economía popular. Como la salvaje flexibilización laboral, que pretende desconocer derechos de los trabajadores, garantizados en nuestra Constitución y que ningún Presidente puede violar, salvo que se  ponga  al margen de la Constitución. Así mismo,  pretenden vender, por orden del FMI, las empresas estatales, altamente rentables, sin consultarle a los verdaderos dueños de esas empresas: el pueblo ecuatoriano. Es decir, en el afán de contar con dinero prestado, han prometido una serie de disposiciones ilegales e injustas, al FMI,  que con seguridad, la gente va a protestar para impedir su ejecución.

Pero que el pueblo sufra y pase escasez al parecer no es preocupación de nuestros gobernantes, sino solucionar el problema de liquidez monetaria.

Qué fácil.  Para los sesudos  e inteligentes titulares del Ejecutivo Nacional, no hay dinero, pues bien, presta al chulquero internacional. Pero no hay imaginación, para solucionar  la falta de fondos con otras medidas más inteligentes que no perjudiquen. Porque véase como se vea. Prestar dinero, es perjudicial. Y  todos los gobiernos que se han  sucedido, no han hecho otra cosa que prestar y prestar y allá que la paguen los cojudos, total cuando sea de cumplir, con esos compromisos,  yo ya no estaré en el cargo, como hay que solventarlo,  a 30 años, quien sabe si estaré bajo tierra, mientras tanto los jóvenes  deberán cumplir lo que yo gasté. Viva la fiesta.

Y, así  seguir  a seguir  la fiesta  de los gastos suntuosos, o de obras, que de ninguna manera van a solucionar el grave problema de la falta de empleo, de la inseguridad ciudadana y lo cierto es que  la deuda externa  seguirá creciendo y, con el paso del tiempo cuando otros regímenes  asuman el cargo presidencial esos fondos, que deberá pagarlo el pueblo,  ¿no se sabrán donde fueron a parar, o se dilapidaron tan rápido como llegaron?

Mientras tanto el actual Ministro de Finanzas Richard Espinoza, habrá dejado el cargo, con mucha tranquilidad, y en su  conciencia, dirá he cumplido. Pero nosotros decimos, ¿con quién ha cumplido?