Un perjuicio por $ 503 millones habría sufrido el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) al supuestamente pagar precios excesivos por atenciones médicas a 36 clínicas y hospitales privados, denunció el presidente de la entidad, Richard Espinosa.

La información la dio a base de un informe final de Contraloría que analizó el periodo entre el 1 de enero de 2012 y el 31 de agosto de 2015, lapso en el cual han sido presidentes de la entidad Ramiro González, Fernando Cordero, Hugo Villacrés y el propio Espinosa.

Espinosa aseguró que sobre este proceso existe una glosa en firme, pero prometió recuperar los dineros pagados de más a través de un cruce de cuentas.

Según Espinosa, el informe final de la Contraloría evidencia que en Guayas y Pichincha se hicieron pagos excesivos sin respetar el tarifario.

Los informes 057-2016 y 058-2016 establecen que 24 clínicas de Pichincha recibieron $ 109,8 millones; mientras que 12 clínicas y hospitales del Guayas cobraron $ 393,8 millones.

Dentro de estos pagos, la Contraloría halló operaciones de salud realizadas sin autorización, cobros por días de hospitalización que no existieron, pago de insumos no previstos en tarifario y cobros por medicamentos en dosis 50 veces mayores que las normales.

Para Espinosa, la empresa R.DES Servicios Corporativos, que era la encargada de evaluar los procesos, sería coautora de este perjuicio. Por ello se ha terminado su contrato.

Según Espinosa, solo en un hospital hubo un perjuicio de $ 22,6 millones y aunque la empresa evaluadora observó en primera instancia el proceso, finalmente terminó cediendo a la “presión” del hospital. Hubo casos en los que para un paciente se facturó el uso de 28.000 litros de oxígeno cuando lo normal es 14.400. Se registraron pagos exagerados por medicamentos: por ejemplo, el IESS pagó $ 215,65 por una caja de Omeprazol que cuesta $ 13,6 en el mercado; en el caso de una unidad de Linezolid, que cuesta $ 66,71, el IESS terminó pagando $ 6.806 por unidad.

Espinosa calcula que la recuperación del dinero podría durar un año. Sin embargo, el IESS tiene aún dependencia para la atención de pacientes con las mismas clínicas, por lo que se les seguirá requiriendo los servicios, pero pagando lo que es justo. (I)

Seguro
Campesino

Salida
Fausto Dután, quien se desempeñó como director del Seguro Social Campesino, renunció a su cargo. Alegó “diferentes visiones” del manejo de este seguro con el presidente del Consejo del IESS, Richard Espinosa.

Fuente: EL UNIVERSO