Los machaleños madrugaron para ‘retomar’ ciertas actividades que aún están prohibidas por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional.

Ayer, las ciudades del país entraron del aislamiento al distanciamiento, es decir, todas las urbes empezaron con el semáforo en rojo, a fin de evitar la propagación de la COVID-19.

El sector céntrico de la ciudad era un ‘río’ de personas que iban a realizar sus acciones como cualquier día normal de la semana.

En entidades bancarias, tiendas de abarrotes, ferreterías y supermercados se observaron largas filas de ciudadanos. Por ejemplo, en los bancos los clientes hacían fila para realizar sus operaciones crediticias. Todos respetaban el distanciamiento.

Pero, el panorama en las tiendas de abastos fue distinto. La gente estaba apilada en los exteriores de estos sitios para adquirir los productos de primera necesidad. No se respetó los dos metros de distancia tal como lo indican las autoridades.

El irrespeto a la distancia se cumplió en las calles adyacentes donde estaban asentados los comerciantes que, hace un mes fueron desalojados de la zona. Aquí la gente se pasó de la luz roja a la ‘luz verde’.

Peluquerías, locales de venta teléfonos celulares, entre otras formaban parte de los negocios que se hallaban atendiendo al público, pese a estar prohibidopara su funcionamiento. Horas más tarde, funcionarios de la Comisaría Municipal emprendieron con la clausura por irrespetar las disposiciones emitidas por el COE.

Las actividades que están permitidas son: el sector de la construcción, ferreterías, mecánicas, venta de repuestos de vehículos, tiendas de víveres que atienden de forma irregular hasta las 13:00. No así el servicio de taxis que presenta sus servicios desde las 5:00 hasta las 22:00. De igual forma los restaurantes que trabajan con servicio a domicilio hasta las 19:00.

“Los negocios están reactivándose con las medidas vigentes, en su mayoría hacen entregas a domicilios para evitar la aglomeración de personas en las calles, podemos decir que las pérdidas económicas son incalculables” señaló Jorge Valle Espinosa, presidente de la Cámara de Comercio de Machala.

“Solicitamos al COE Nacional para que los locales puedan operar de forma virtual, hay negocios que están quebrados en nuestra ciudad. Queremos que se reactive la economía de alguna forma para evitar pérdidas. Machala es una de las ciudades más golpeadas en la parte económica porque hay una gran mayoría de comercios formales e informales”, agregó el dirigente.

Fuente: diariocorreo.com.ec