El presidente de Ecuador denunció que los llamados papeles de Panamá buscaban dañar a ciertos gobiernos, por lo que pidió “una campaña mundial” para conocer «toda la información» al respecto.
«Exigimos toda la información para ver quién es quién. Debemos hacer una campaña mundial para que den toda la información», urgió el martes el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, en la Organización de las Naciones Unidas.
Asimismo, señaló que “la lucha selectiva contra la corrupción sólo es ¡más corrupción!”, a la vez que calificó de intolerable que se califique a los empresarios privados de buenos e inocentes, aunque se haya probado lo contrario, y de malvadas y corruptas a las autoridades públicas, aunque se haya demostrado que no es así.
Para el jefe ecuatoriano de Estado, la filtración a principios de abril de los documentos de la firma panameña Mosack Fonseca sobre la posible evasión impositiva y lavado de dinero de personalidades de todo el mundo no ha sido imparcial, ya que están implicados «periodistas enemigos de ciertos gobiernos».
En los más de 11 millones de documentos relativos al periodo 1977-2015 del bufete de abogados panameño Mossack Fonseca aparecen 140 políticos de 50 países, entre ellos jefes de Estado, ministros y altos cargos —e incluso de miles de empresarios, artistas y deportistas— vinculados a empresas ‘offshore’ en 21 paraísos fiscales.
«Lo que hicieron fue contratar periodistas enemigos de ciertos Gobiernos. En nuestro caso, periodistas del diario El Comercio, del diario El Universo, que son opositores abiertos al Gobierno, para buscar por todos lados lo que pudiera hacer daño al Gobierno. Y no encontraron absolutamente nada», argumentó el presidente.
Poco después de reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, Correa argumentó: «Es una estrategia de los grupos de poder para inmovilizar al poder legítimo, democrático y que sean ellos los que continúen dominando nuestro país».
Aludiendo a las movilizaciones del sector de la derecha en contra de su Gobierno —a raíz del primer paquete de enmiendas propuestas el 5 de junio por la Administración sobre la redistribución de la riqueza, mediante las leyes de herencia y plusvalía, y al segundo paquete de enmiendas a la Constitución—, Correa recordó que “casi un año se pasaron buscando algo contra el Gobierno ecuatoriano y no encontraron nada”, y convocó a los ciudadanos “¡a exigirles que revelen TODA la verdad!”.

 

Fuente: Hispantv.