En una rueda de prensa realizada las 11:00, de hoy 9 de octubre de 2019, la Cruz Roja Ecuatoriana anunció la suspensión de atenciones con ambulancias y personal humanitario. Además, explicó que existe un irregular abastecimiento de sangre, lo que también afecta su trabajo.

“Ante la situación, hemos decidido suspender la atención que brindamos dada la falta de garantías que existe y las continuas agresiones de las que hemos sido objeto”, señaló Victoria Albán, presidenta nacional de la Cruz Roja.

“El personal se ve en un peligro inminente para desenvolverse como normalmente lo hemos hecho”, agregó Albán.

Por esto, la Cruz Roja tomó la medida de suspender la atención hospitalaria en todo el país. Desde que inició el paro, los puntos de la Cruz Roja se activaron en todo el país. La institución cuenta con 7.000 voluntarios, de los cuales estaban activos 400.

Sin embargo, tras las agresiones en cinco sedes, entre ellas Imbabura, Pichincha, Azuay, en ambulancias y a los voluntarios. La última se evidenció ayer en el parque El Arbolito, en Quito, donde una ambulancia fue apedreada, explicaron en la rueda de prensa.

“No podemos dar las garantías al voluntariado para hacer su accionar. Si no existe el respeto hacia nuestros voluntarios, no podemos exponerlos”, señaló Tatiana Moreno, gerente de Áreas Esenciales de la Cruz Roja Ecuatoriana.

Fuente: lahora.com.ec