Poco tiempo para el análisis de la información solicitada por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal es el principal freno a un cambio de color en el semáforo de restricciones, una decisión que debe tomar hoy viernes el alcalde Pedro Palacios.

La información solicitada por Palacios para tomar una decisión finalmente llegó la tarde de ayer mediante una reunión con representantes del Gobierno, la Academia y la sociedad civil. El plazo para tomar una resolución vence hoy.

Palacios afirmó que durante esta jornada mantendrá una reunión virtual del COE Cantonal, y dio “casi por seguro” que el lunes Cuenca asumirá el color rojo en el semáforo de distanciamiento, lo que implica mantener todas las restricciones.

Esta decisión, dijo, irá acompañada de una planificación para pasar a amarillo “lo antes posible”. De acuerdo con el Alcalde, “no vamos a esperar al día cero para ponernos a planificar, nos hemos reunido con las cámaras y sectores productivos para concretar pruebas piloto que nos permitan una salida ordenada”.

Mientras tanto, la economía de la ciudad sufre los embates de la emergencia sanitaria con despidos, cierres de negocios y ventas informales.

Juan Pablo Vintimilla, dirigente hotelero, indicó que “son varios” los establecimientos que piensan en su cierre definitivo, mientras en el sector comercial, industrial y artesanal las empresas han empezado a reducir la nómina por falta de liquidez.

Datos

De acuerdo con un estudio elaborado por el Instituto Geográfico Militar (IGM) con la colaboración del académico cuencano Daniel OrellanaCuenca es la ciudad número 34 en cuanto a la prevalencia del virus por cada 100.000 habitantes en el país, un puesto bajo dada su población.

Los registros tecnológicos dan cuenta de que las personas contagiadas han guardado su aislamiento lo que ha evitado contagios masivos, un factor que muestra disciplina entre quienes son portadores del virus.

De acuerdo con el ministro Iván Granda, delegado de la Presidencia para el control de la pandemia en el Austro, la capacidad para atender pacientes de COVID-19 ha sido ocupada en menos de un 50 %, algo que reitera el ministro de Salud, Juan Carlos Zeballos.

Tanto Granda como Zeballos sostienen que la competencia de cambio de color es netamente del  alcalde Palacios y apoyarán la decisión que tome, pero se muestran partidarios de que la ciudad empiece a retomar su actividad económica con un semáforo en amarillo.

Cuenca ha hecho la tarea bastante bien gracias a los ciudadanos, lamentablemente no la totalidad, y esa porción de la ciudadanía que no ha hecho caso nos obliga a ser extremadamente responsables”, dijo Palacios.

Esto se demuestra en la alta presencia de vehículos y personas en varios puntos de la ciudad durante los últimos días según informes del Municipio.

Todos estos factores serán tomados en cuenta por el COE Cantonal en la jornada de hoy, cuando se decida qué color de semáforo tendrá Cuenca desde el 4 de mayo.

Fuente: elmercurio.com.ec