Chicago –
La ciudad de Chicago presentó una demanda contra el gobierno de Donald Trump por retener los fondos de las llamadas “ciudades santuario”.

Esta demanda, la primera de este tipo, desafía el requisito de la administración Trump de que las ciudades detengan a inmigrantes sospechosos de residencia ilegal para ser interrogados por las autoridades federales de inmigración.

El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, dijo que la medida es contraproducente.

“Al forzarnos, o al departamento de Policía, a elegir entre los valores de la ciudad y la filosofía del departamento de Policía, creo que es una elección errónea y socava nuestra agenda real de seguridad. Siempre seremos una ciudad de bienvenida”, subrayó. (I)

El Universo