La presidenta Dilma Rousseff afirmó el jueves que Brasil necesita «un gran pacto» que respete el voto popular que la llevó al poder para superar la crisis, en momentos en que encara un juicio de destitución en el Congreso.
«Brasil necesita un gran pacto. Brasil ya superó momentos difíciles haciendo pactos. Pero ningún entendimiento prosperará si no tiene como premisa el respeto a la legalidad y a la democracia. Y la primera premisa debe ser la defensa de la voluntad popular manifestada por el voto», dijo Rousseff en un acto en la sede de gobierno.
Este jueves, un ejecutivo de la segunda compañía más grande de ingeniería de Brasil dijo que las campañas electorales del 2010 y 2014 de la presidenta Dilma Rousseff fueron financiadas con sobornos por obras en Petrobras y en el sistema eléctrico, reportó un diario local.
Fuente : El Universo