Este jueves 21 de diciembre, Acción Ecológica responderá a la denuncia presentada por el Ministerio del Interior, cuya notificación llegó la tarde del 20 de diciembre a cargo del Ministerio del Ambiente. El argumento para la disolución de la corporación es claro: “desviarse de los fines y objetivos para los cuales fueron constituidos”, eso reza el informe administrativo.

Para Esperanza Martínez, directora de Acción Ecológica, la disolución “sería un acto de absoluta ilegalidad”. Este 21 de diciembre expusieron las medidas que tomarán, debido a la notificación. Activaron varios mecanismos nacionales e internacionales para la defensa de la corporación; se han comunicado con relatores relacionados a Derechos Humanos, temas ambientales, derechos de participación, libre expresión, libre asociación…

Para defenderse han planificado una reunión con el encargado de las Naciones Unidas, y más tarde, darán una respuesta en el Ministerio del Ambiente sobre la notificación. En el documento refutarán los argumentos por los cuales “se pretende la disolución de Acción Ecológica”.

Según Martínez, el Ministerio del Ambiente ventila que Acción Ecológica habría incurrido en actividades que le distancian de sus objetivos. Este mismo argumento, dijo la directora, utilizaron en 2009 cuando cerraron la corporación. Sin embargo, tras interponer un recurso legal, se revio la decisión y se restituyó la personería del organismo.