EE.UU..- A algunos inmigrantes que soliciten una visa estadounidense se les negará el ingreso al país a menos que puedan demostrar que pueden cubrir sus gastos médicos, según un decreto que firmó el presidente Donald Trump el viernes.

La nueva regla se aplica a personas que soliciten visas de inmigrante desde el extranjero, y no a los que ya están en Estados Unidos. No afecta a los residentes permanentes legales, ni a los solicitantes de asilo, refugiados ni menores de edad.

Pero podría aplicarse a cónyuges y padres de ciudadanos estadounidenses. Eso podría tener un impacto en las familias que intentan traer a sus padres a Estados Unidos.

La proclama indica que se prohibirá el ingreso de inmigrantes al país a menos que adquieran un seguro de salud menos de 30 días después de entrar o que cuenten con los suficientes recursos financieros para cubrir cualquier gasto médico. La medida entrará en vigor el 3 de noviembre.

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 10930